Windows Server Hay 21 productos.

por página
Mostrando 1 - 12 de 21 items

Una de las tareas más importantes al momento de gestionar la infraestructura de información de una empresa, tiene que ver con el licenciamiento de los servidores que se van a utilizar. Elegir una licencia de Windows Server que sea correcta para el tipo de esquema de red que vayamos a utilizar va a ahorrarnos dinero y tiempo.

Actualmente las versiones que se están vendiendo en el mercado son Windows Server 2008, Windows Server 2012 y Windows Server 2016, con sus correspondientes sub-versiones. Cada una de estas sub-versiones tiene más o menos características y por supuesto esto hace que el precio sea mayor. para que elijas la licencia de Windows Server más adecuada vamos a hacer un repaso por todos los tipos.

Tipos de licencias de Windows Server

Tanto en la versión 2008, como en sucesivas, hay versiones que son orientadas a infraestructuras pequeñas, medianas y grandes. En Windows Server 2008, están las versiones Standard, Enterprise y Datacenter, mientras que en Windows Server 2012 y Windows Server 2016, se denominan: Essentials, Standard y Datacenter.

Hay versiones especiales tal como Windows Server 20XX Remote Desktop, que básicamente añade la posibilidad de realizar conexiones por medio de escritorio remoto al servidor para utilizar los servicios y aplicaciones del mismo. En cada una de estas conexiones se requiere una licencia de acceso de cliente (CAL).

La versión Standard de Windows Server 2008 y Essentials de Windows Server 2012/2016, están pensadas para pequeñas empresas con pocos usuarios, en el caso de la versión Essentials, la licencia se basa en servidor, no en núcleo y permite hasta 25 usuarios y 50 dispositivos. Lo cual te da una idea de que son licencias para infraestructuras pequeñas.

La versión Enterprise de Windows Server 2008 y Standard de Windows Server 2012/2016, son versiones destinadas para entornos medianos, con opción para virtualizar servidores, con lo cual son una buena opción para armar nubes de datos pequeñas o servidores de datos basados en software. En el caso de la versión Standard de Windows Server 2016, una licencia permite hasta 16 núcleos y tener 2 entornos virtualizados con Hyper-V.

La versión Datacenter, está destinada para entornos altamente virtualizados, generalmente entornos de centros de datos basados en software, donde se requiera crear gran cantidad de máquinas virtuales y con la posibilidad de realizar modificaciones al vuelo de cada máquina, ampliando la nube virtual tanto como sea necesario, ya que está licencia no tiene límites en cuanto a cantidad de máquinas virtuales con Hyper-V.

¿Windows Server 2008, 2012 o 2016?

Al momento de comprar una licencia puede surgir el interrogante… ¿Qué versión de Windows me conviene? No hay una respuesta definitiva, ya que la realidad es que depende de las necesidades de la organización, de cómo sea su estructura, de cuán capacitado esté su personal y por supuesto de cuánto dinero estén dispuestos a invertir para actualizar el sistema.

Aunque lo cierto es que hay cuestiones que por la propia seguridad de los datos de la organización no se pueden obviar, tal el caso de la ausencia de parches de seguridad que sucede cuando un producto de Microsoft alcanza su EOL (end-of-life), lo que ocasiona que una empresa quede expuesta a hackeos.

Usar una versión obsoleta de Windows Server, tal como el caso de Windows Server 2003 es una apuesta arriesgada para la seguridad de la empresa y para su patrimonio también, ya que al ser un sistema que no tiene soporte tendrá que invertir mucho dinero para contratar especialistas IT que solucionen los problemas.

Windows Server 2008 llegó al final de su soporte principal en 2015, con lo cual tendrá actualizaciones hasta 2020. Aún así, es una versión que a día de hoy puede ser factible adquirir, sobre todo si no se cuenta con el hardware necesario para una versión superior como Windows Server 2012 o Windows Server 2016.

A día de hoy, si se cuenta con los recursos necesarios para tener servidores relativamente modernos, la mejor opción es Windows Server 2016, ya que tiene todas las opciones de las versiones anteriores, pero tiene funcionalidades nuevas, especialmente en el apartado para gestionar entornos virtualizados que las versiones 2008 y 2012 no tienen.

Comparando las características de las versiones más recientes, Windows Server 2012 y Windows Server 2016 podemos encontrar estas diferencias principales.

Memoria física (host): Windows Server 2012 permite hasta 4 TB por servidor físico, mientras que Windows Server 2016 hasta 24 TB por servidor físico.

Procesadores lógicos por host físico: Windows Server 2012 permite hasta 320 procesadores lógicos, por su lado Windows Server 2016, hasta 512 procesadores lógicos.

Memoria de máquina virtual: Windows Server 2012 admite hasta 1 TB por máquina virtual, Windows Server 2016 hasta 12 TB por máquina virtual.

Procesadores virtuales por máquina virtual: Windows Server 2012 permite hasta 64 procesadores virtuales por máquina virtual, Windows Server 2016 hasta 240 procesadores virtuales por máquina virtual.

Además, al elegir Windows Server 2016, te aseguras que tienes soporte por parte de Microsoft por lo menos de 10 – 12 años en adelante, con lo cual es una inversión a largo plazo optar por esta versión.

Novedades en Windows Server 2016

En lo que es seguridad se destaca el sistema Credential Guard, que resguarda las credenciales en una especia de entorno virtualizado, evitando así que sea blanco de infecciones y ataques. Además, se ha optado por una administración de privilegios más granular, siendo una de las novedades el poder estar privilegios con límite de tiempo.

Esta versión incluye mejoras en lo que es la gestión de aplicaciones, siendo los contenedores su novedad principal, que permiten ejecutar aplicaciones en espacios aislados, incluso siendo compatible con tecnología Linux. 

Los nanoservidores también son una novedad de esta versión, ya que permiten desplegar servidores con los servicios mínimos necesarios para que el sistema funcione, algo que ya estaba presente en sistemas Linux, disminuyendo así la carga del servidor.

Comprar licencia de Windows Server

Sin lugar a dudas comprar una licencia de Windows Server es una decisión inteligente hoy en día, ya que dispone de características que lo hacen un sistema sencillo de gestionar y al estar respaldado por una empresa como Microsoft, cuenta con el soporte necesario para solucionar los problemas que pudieran aparecer.

Por otra parte, Microsoft ha incluido soporte para otras opciones como Linux, soportando tecnologías libres, lo cual hace que sea un sistema ideal para gestionar cualquier tipo de entorno e infraestructura.